DEMANDA MUNDIAL DE COBALTO DEJA ABIERTA UNA GRAN OPORTUNIDAD DE NEGOCIO PARA CHILE

Septiembre 4, 2017

Desde Corfo avizoran que si se llegase a producir 15.000 toneladas anuales de este metal al 2035, nuestro país podría percibir unos US$975 millones.

El cobalto se está convirtiendo en uno de los minerales más apetecidos por las firmas tecnológicas top del mundo. Hoy su oferta global es escasa y algunos inversionistas estarían mirando a nuestro país como un potencial aliado para obtener este metal ferromagnético, de color blanco azulado, que se utiliza en industrias claves del futuro, como la elaboración de baterías para autos eléctricos, impresoras 3D y para baterías de smartphone.

De hecho, según detalla Eduardo Bitran, vicepresidente ejecutivo de Corfo, en reuniones que sostuvieron con las empresas interesadas en el proceso de valor agregado al litio –como Samsung SDI, Umicore, Gansu Daxiang y Rosatom- le manifestaron su interés por este mineral estratégico para sus negocios, pues tiene la cualidad de potenciar las propiedades de otros metales, como el litio, para la elaboración de sus productos.

Hoy el Congo concentra el 55% del suministro mundial de cobalto. No obstante, muchos inversionistas habrían dejado de apostar por este país, dada su inestabilidad política y, además, porque sus minas son operadas por niños en situación de esclavitud, cosa que lógicamente desalentó las compras de este metal en esa nación.

Potencial local

Así, para cubrir dicha demanda, varias compañías internacionales estarían buscando nuevos oferentes y es ahí donde Chile toma relevancia al ser un país con historia minera.

Según cuenta Jesús Casa de Prada, académico del Departamento de Ingeniería Metalúrgica y de Materiales de la USM, en 1903, nuestro país producía 23.000 toneladas de cobalto en una zona que se denominada La Cobaltera, cerca de Freirina, en la Región de Atacama. Es más, en el periodo 1844 – 1944, dice que se llegó a producir un máximo de 20.000 toneladas de cobalto al año, utilizando la minería artesanal.

'La pérdida del interés productivo se debió a los bajos precios de la época y por las dificultades de explotación, debido a la inestabilidad tectónica de los depósitos minerales', acota.

En esa línea, Bitran pone énfasis en que en esa época este metal no era tan importante y que su interés es muy reciente. A su vez, asegura que según investigaciones preliminares sí habría cobalto en el país, precisamente en la III y IV Región, de modo que avizoran buenas perspectivas para el futuro minero. 'Si llegáramos a producir 15 mil toneladas anuales de cobalto al 2035, estaríamos hablando de un negocio de US$975 millones, considerando los precios actuales del mineral', reconoce. Dichos volúmenes podrían abastecer la industria local de material de cátodos, como también de exportación.

Líneas de acción

Lo cierto es que Corfo desde hace un tiempo se puso las pilas en esta materia y convocó al Comité de Minería no Metálica y al Sernageomin para investigar el potencial del cobalto en el país, quienes deberán presentar un informe en los próximos 60 días. 'Necesitamos esos resultados porque tenemos este proceso internacional de empresas para instalarse en Chile en la elaboración de productos de la línea de electromovilidad, donde el Cobalto es un tema relevante', admite Bitran.

Dentro de los potenciales negocios para extraer el mineral, adelanta que una posible opción es que la CAP incorpore en su proceso de exploración de Hierro la separación del cobalto. Mientras que una segunda alternativa sería que se pueda generar una actividad de mediana minería en los depósitos antiguos que quedaron abandonados.

¿En qué plazos? 'No sabemos cuánto tiempo puede tomar. Pueden ser dos o hasta cuatro años, en caso de estudios ambientales y otros trámites requeridos. Pero tenemos que medir qué es lo que hay: su potencial y su ley, y recién podemos ver si tenemos el espacio de explotación comercial', apunta.

Los usos son múltiples.

M anuel Viera, director de la Escuela de Minas de la UDLA, gerente general de Metaproject y ex director de Enami, dice que este metal se presenta en una gran variedad de minerales y está, en general, mezclado con cobre, plata o níquel. 'El cobalto está presente en casi todas las actividades de la vida moderna, como por ejemplo: smartphones, impresoras 3D, computadores, tablets, videocámaras, electroimán, baterías y baterías de autos eléctricos, entre otros'.

Por su parte, Álvaro Videla, académico del Departamento de Ingeniería de Minería UC, añade que también se utiliza mayoritariamente en aleaciones especiales para turbinas de aviones y gas, dado que entrega propiedades especiales de resistencia a los aceros en operación a altas temperaturas. 'Es también utilizado en las baterías de Ion Litio del tipo Óxido de Cobaltode Litio (LiCoO2), donde han alcanzado una gran aceptación dada su alta eficiencia y estabilidad. Otros usos menores son en pigmentos y compuestos en catalizadores', puntualiza.